PUBLICACIONES

NEWSLETTER

Las asambleas ordinarias en las sociedades anónimas

Por Agustín Arechavala.

Repasamos los puntos esenciales a considerar de cara al llamado a asamblea ordinaria en una SA: convocatorias, notificaciones de asistencias, quórum, deliberación y votaciones de Asambleas.

El régimen societario vigente es la Ley N° 19.550, la cual dispone que las resoluciones sociales podrán adoptarse en asambleas de socios. Todas estas cuestiones deben preverse en el contrato social. La ASAMBLEA es el órgano no permanente, con competencias determinadas, deliberativo y esencial, conformado por todos los socios, que se convocan por los medios fijados por la ley o los de su contrato social, y sus decisiones tendrán eficacia en la medida que cumplieran con ciertos requisitos.

Respecto de las CLASES DE ASAMBLEAS estas podrán ser ordinarias o extraordinarias, dado que se ha distinguido la competencia de los asuntos que pueden tratar cada una de ellas, lo que implica la necesidad de verificar o realizar previamente un “check list” del orden del día de temas a tratar, previo a efectuar la convocatoria.

Corresponde a la ASAMBLEA ORDINARIA considerar y resolver los siguientes asuntos: 1) Balance general, estado de los resultados, distribución de ganancias, memoria e informe del síndico y toda otra medida relativa a la gestión de la sociedad que le competa resolver conforme a la ley y el estatuto o que sometan a su decisión el directorio, el consejo de vigilancia o los síndicos; 2) Designación y remoción de directores y síndicos miembros del consejo de vigilancia y fijación de su retribución; 3) Responsabilidad de los directores y síndicos y miembros del consejo de vigilancia; 4) Aumentos del capital.

Es prudente recordar que para el tratamiento de los Estados Contables y la designación o remoción de autoridades, la asamblea deberá ser convocada dentro de los cuatro meses del cierre del ejercicio.

Por su parte, la ASAMBLEA EXTRAORDINARIA entenderá en todos los asuntos que no sean de competencia de la asamblea ordinaria, la modificación del estatuto y en especial: 1) Aumento de capital, salvo el supuesto del artículo 188. Sólo podrá delegar en el directorio la época de la emisión, forma y condiciones de pago; 2) Reducción y reintegro del capital; 3) Rescate, reembolso y amortización de acciones; 4) Fusión, transformación y disolución de la sociedad; nombramiento, remoción y retribución de los liquidadores; escisión; consideración de las cuentas y de los demás asuntos relacionados con la gestión de éstos en la liquidación social, que deban ser objeto de resolución aprobatoria de carácter definitivo; 5) Limitación o suspensión del derecho de preferencia en la suscripción de nuevas acciones conforme al artículo 197; 6) Emisión de debentures y su conversión en acciones; 7) Emisión de bonos.

En cuanto a la CONVOCATORIA, el legislador ha previsto para las Sociedades Anónimas que ello se realice por medio de edictos publicados en el “Boletín Oficial” o el órgano de publicaciones legales que corresponda a la jurisdicción de la Sede Social del ente. Las asambleas ordinarias y extraordinarias serán convocadas por el directorio, el síndico en los casos previstos por la ley, o cuando sean requeridas por accionistas que representan por lo menos el cinco por ciento del capital social, si los estatutos no establecieran una representación menor.

Este acto se debe realizar por medio de una PUBLICACIÓN EDICTAL, cuyo llamado debe darse durante cinco días, con diez de anticipación, por lo menos, y no más de treinta, en el cual deberá mencionarse el carácter de la asamblea, fecha, hora y lugar de reunión, orden del día, y los recaudos especiales exigidos por el estatuto para la concurrencia de los accionistas.

Cabe destacar, que la asamblea podrá celebrarse sin publicación edictal de la convocatoria, únicamente en el caso que se reúnan accionistas que representen la totalidad del capital social comunicaran su asistencia y que las decisiones se adopten por unanimidad.

Ante la convocatoria, es deber de los accionistas efectuar el depósito de sus acciones en las formas previstas por la ley, o bien en caso que el registro sea llevado por la propia sociedad, estos deberán cursar una comunicación para que se los inscriba en el libro de asistencia, todo ello con una antelación no menor de tres días hábiles a la fecha fijada para la realización de la asamblea. 

Sin perjuicio de ello, por los principios que rigen al derecho societario, entendemos que en caso de no cumplir con dicho plazo, de todas formas si los socios lo deciden, se puede habilitar la participación de aquellas acciones depositadas fuera de plazo y/o del socio que no efectuara en plazo la comunicación. 

Las DELIBERACIONES Y VOTACIONES deben darse en un marco de libertad y responsabilidad, según lo establecido en el contrato social respecto de la cuestión, de lo cual no podrán apartarse ni adoptar formas diferentes. 

En los casos de silencio del contrato, el sistema adoptado por los socios que debe reunir las siguientes características 1) las propuestas deben ser claras y posibilitar una votación afirmativa o negativa, 2) el voto no puede ser condicionado, 3) deberá contar en actas, resumidamente, las manifestaciones hechas en la deliberación, las formas de las votaciones y sus resultados con expresión completa de las decisiones.

Teniendo presente que el llamado a asamblea ordinaria debe ser en primera y en segunda convocatoria, recordamos que para el primer supuesto se requiere de la presencia de accionistas que representen la mayoría de las acciones con derecho a voto. En el caso de la asamblea en segunda convocatoria, esta se considerará constituida cualquiera sea el número de esas acciones presentes.

Las decisiones, en cualquiera de los casos, serán tomadas por mayoría absoluta de los votos presentes, salvo cuando el estatuto exija mayor número.

OTRAS CUESTIONES a tener en cuenta: la asamblea no podrá deliberar y adoptar decisiones sobre cuestiones no establecidas en el orden del día, bajo pena de nulidad, salvo que 1) estuviera presente la totalidad del capital y la decisión se adopte por unanimidad de las acciones con derecho a voto; 2) Se aplique una excepción prevista en la ley; o 3) se tratara del punto elección de los encargados de suscribir el acta.

Se encuentra previsto que los accionistas pueden participar de las asambleas por medio de autorizados o mandatarios a tales efectos, los cuales deberán ser una persona diferente de los directores, los síndicos, los integrantes del consejo de vigilancia, los gerentes y demás empleados de la sociedad.

Todas las asambleas pueden optar por pasar a cuarto intermedio por una vez, a fin de continuar dentro de los treinta días siguientes, debiendo confeccionarse un acta para cada reunión.

Publicaciones