PUBLICACIONES

NEWSLETTER

¿Cuál es el contenido de los balances especiales?

Por Melodie Edelstein.

El balance es aquel dentro del cual existen cuentas de activo corriente y cuentas de activo no corriente, el cual marca la exactitud y la veracidad financiera de la sociedad.

La Ley General de Sociedades marca balances especiales, los cuales la ley exige que se deben elaborar ante determinadas situaciones, como cuando la sociedad entra en estado de disolución, en la transformación (cuando se cambia el tipo societario) y en los casos de fusión.

Dentro de estos balances especiales se encuentran:

  1. Balance de cierre de ejercicio o balance común/general.

Es el balance de carácter anual, el cual debe estar de acuerdo con lo que establece el estatuto.

  1. Estado de resultados.

Es aquel que consiste en un resumen analítico, esto es, la cuenta de ganancias y pérdidas. Es el producto de ventas o servicios realizados (el costo, las mercaderías, etc.).

En este también se van a encontrar las ganancias y los gastos extraordinarios, y también van a manifestarse los ajustes de ejercicios anteriores.

El estado de resultados es el documento que muestra el resultado económico por la diferencia entre los ingresos percibidos y los egresos devengados en un ejercicio económico determinado.

  1. Notas complementarias.

Son aquellas que no están dentro de los estados contables, sino que generalmente son esquemas explicativos que ponen en evidencia/reflejan bienes de disponibilidad restringida de la sociedad, activos gravados con hipotecas, el criterio que se utilizó para la valuación de bienes, los cambios en los procedimientos contables o en la confección de los estados contables, etc.

Las notas a los estados contables tienen por objeto ampliar la información hacia terceros sobre las cuestiones más relevantes mostradas en los estados anteriores, especialmente aspectos relativos a los criterios de valuación, composición de los diversos rubros, contingencias y hechos posteriores a la fecha de cierre que puedan resultar significativos, entre otros.

  1. Memoria.

Es aquella información complementaria a los estados contables, la cual expone en forma subjetiva los hechos, circunstancias, datos y razones vinculados en conjunto con los mismos, a fin de ilustrar al accionista sobre la gestión pasada, actual y prospectiva de la sociedad.

Esta forma parte de los estados contables, en la cual se deja asentado el estado de la sociedad en relación a las diversas actividades; es un reflejo de la proyección y la situación actual y futura de la sociedad, en relación a su ejercicio. En la memoria van a consignarse las operaciones realizadas, las diferentes vías de ejecución de esas operaciones, la variación de los estados contables anteriores, se van a explicar las ganancias y los gastos extraordinarios, y los motivos por los cuales se propone la creación de reservas facultativas.

Esta memoria también puede estar acompañada de un informe por escrito de la sindicatura, la cual evalúa la actuación del órgano de administración, la cual se ve reflejada en la memoria.

  1. Reservas.

Son aquellas que se refieren al capital propio de una sociedad que exceda el capital suscripto y aportado por los socios. Estas reservas representan en cierto modo beneficios depositados para asegurar a los socios contra pérdidas que de otro modo al generarse disminuirán el capital social.

Las reservas pueden ser legales o libres, pudiendo ser, a su vez, las libres, voluntarias o facultativas.

Las reservas legales son aquellas que han sido dispuestas en forma obligatoria e imperativa por la ley, la cual, tanto para las SRL como para las SA, fija un mínimo del 5% de las ganancias, libres y realizadas (que efectivamente estén disponibles) del resultado del ejercicio.

Si por alguna cuestión no se pudo hacer este ahorro, o se ve disminuida (menos del 5%), no se van a distribuir ganancias hasta que se pueda reintegrar este porcentaje.

El artículo 70 de la LGS dispone que las sociedades de responsabilidad limitada y las sociedades por acciones, deben efectuar una reserva no menor del cinco por ciento (5 %) de las ganancias realizadas y líquidas que arroje el estado de resultados del ejercicio, hasta alcanzar el veinte por ciento (20 %) del capital social.

Cuando esta reserva quede disminuida por cualquier razón, no pueden distribuirse ganancias hasta su reintegro.

Las reservas libres (voluntarias, o facultativas) son aquellos ahorros que la ley no exige, pero que los socios acuerdan llevarlas a cabo, ya sea porque específicamente están convenidas en el estatuto desde un inicio, o bien porque el órgano de administración en la memoria anterior aconsejó que en el próximo ejercicio había que realizar una reserva libre.

El artículo 70 de la LGS dispone que en cualquier tipo de sociedad podrán constituirse otras reservas que las legales, siempre que las mismas sean razonables y respondan a una prudente administración. En las sociedades por acciones la decisión para la constitución de estas reservas se adoptará conforme al artículo 244, última parte, cuando su monto exceda del capital y de las reservas legales: en las sociedades de responsabilidad limitada, requiere la mayoría necesaria para la modificación del contrato.

En el caso de las ganancias, para poder distribuir dividendos, los cuales están conformados por las ganancias, estas deben ser líquidas y realizadas, y no deben existir pérdidas de ejercicios anteriores, porque, de existir pérdidas de ejercicios anteriores, los dividendos no se van a poder distribuir.

Para poder distribuirse los dividendos, debe cumplirse con un mecanismo: aprobarse los estados contables que elabora el órgano de administración por parte del órgano de gobierno. Una vez que estos son aprobados por el órgano de gobierno y la administración propone la distribución, y la misma es aprobada también por el órgano de gobierno, se procederá a la distribución de los dividendos.

Publicaciones