PUBLICACIONES

NEWSLETTER

¿Cuál es el plazo y los efectos del registro de unión convivencial?

Las uniones convivenciales fueron reguladas con la sanción del Código Civil y Comercial de la Nación, a partir de allí, se establecieron el plazo mínimo para su registración y efectos jurídicos posteriores de ello. 

Desde 2015 se ha reconocido a las “uniones convivenciales o relaciones de concubinato”, como una alternativa legal y regulada, al vínculo matrimonial. De esta manera se dio cobertura a las diferentes relaciones afectivas familiares, que con anterioridad existían pero que no eran previstas y reguladas por la ley.

Esta postura es más que coherente, para con aquellas uniones convivenciales, que comparten un proyecto de vida en común, sin importar la orientación sexual de las partes, y que no requiere de amplias formalidades, siguiendo así el legislador local a los ejemplos de países de la región como Brasil y Uruguay.

Como adelantamos, las uniones no matrimoniales ya existían y contaban con cierto reconocimiento de la justicia que entre diferentes ejemplos ha reconocido efectos patrimoniales de los vínculos como el derecho a indemnización ante el fallecimiento de la pareja en un accidente. Por leyes especiales también se concedieron otros derechos a las convivencias de pareja, como el acceso a la pensión, la indemnización laboral por fallecimiento del trabajador, y la protección contra la violencia familiar.

El plazo como requisito.

Dentro de los requisitos, para que una relación de pareja sea considerada una unión convivencial la ley estableció un requisito de duración de al menos dos años de convivencia, de este modo se considera que el vínculo cuenta con publicidad en sociedad y estabilidad del proyecto de vida común y de relación afectiva familiar. 

Notamos que se trata de un requisito que responde al principio de seguridad jurídica, y es acertado establecer un plazo a partir del cual una relación puede ser una unión convivencia, registrarse, y con ello generar derechos y obligaciones recíprocos. 

Si bien se ha criticado al plazo, por considerar que deja fuera a las relaciones con menor antigüedad, la postura legislativa ha sido clara y protectoria a fin de velar por la estabilidad y permanencia de la pareja. 

Estas relaciones generan, en caso de ser registradas ante autoridad estatal, son generadoras derechos y obligaciones de forma similar al matrimonio pero con particulares diferencias, por lo que se ha establecido este recaudo y otros requisitos, para que el juez a su entender y parecer, pueda registrar o no la misma. 

¿Quién lo puede solicitar?

El asiento registral, y la solicitud del certificado correspondiente debe ser tramitado por ambos integrantes, aportando la prueba documental y de testigos que requiera cada provincia y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a tales efectos. 

En cuanto a la inscripción o registro, se ha optado por dejar de lado la formalidad y los requisitos ritualistas, a fin de incluir la mayor cantidad de parejas dentro de la protección legal. 

Los efectos de registrar una unión convivencial.

Si bien el registro de la pareja no reemplaza al matrimonio, a partir de ello se generan diferentes efectos jurídicos. 

En cuanto a las relaciones patrimoniales se prioriza la voluntad y autonomía de las partes, respetándose los pactos de convivencia. En el caso de que no se realizar acuerdo alguno sobre la cuestión económica, cada integrante ejerce libremente las facultades de administración y disposición de los bienes de su titularidad. 

A su vez, se generan deberes de asistencia mutua, durante dure la convivencia a igual que en el matrimonio.

Frente a deudas a terceros, los convivientes pasan a ser solidariamente responsables, por ellas. 

Un efecto particular se da en torno a la vivienda familiar única, ya que desde el registro de la relación, ninguno de los convivientes puede, sin el asentimiento del otro, disponer de los derechos sobre la vivienda familiar, ni de los muebles indispensables de esta, quedando ello sujeto a autorización judicial donde, se tendrá en cuenta el interés familiar.  

Esta vivienda, no podrá ser ejecutada mientras subsista el registro de la unión convivencial, salvo que la deuda sea contraída por ambos, o por uno de ellos o con el asentimiento del otro.

El trámite en la Ciudad de Buenos Aires.

En la Ciudad de Buenos Aires el turno se obtiene el turno de forma Online, posteriormente a la carga de la documentación respaldatoria en el Sistema de Tramitación a Distancia (TAD) con clave ciudad a través del siguiente link: https://lbapw.agip.gob.ar/claveciudad/index.php

  • El trámite se realiza en forma presencial. 
  • Únicamente deberán concurrir los 2 convivientes y los 2 testigos. 
  • Deberán llevar: DNI originales y Fotocopias Partidas para Acreditar el Estado Civil (en caso que sea necesario). 

Publicaciones