PUBLICACIONES

NEWSLETTER

¿Cuáles son los requisitos del contrato a plazo fijo?

Por Melodie Edelstein.

El contrato a plazo fijo es aquel que puede realizarse por el empleador cumpliendo ciertas condiciones establecidas por la Ley de Contrato de Trabajo, encontrándose entre ellos el término cierto, la formalización por escrito y su duración de no más de cinco años. 

Este tipo de contrato está sujeto a requisitos formales y materiales:

En cuanto a sus requisitos formales, debe ser realizado por escrito expresándose la causa, y el plazo debe estar determinado (cierto), es decir que el trabajador debe saber de antemano cuándo va a terminar.

En cuanto a sus requisitos materiales, el requisito sustancial consiste en la existencia de una causa objetiva, fundada en las modalidades de las tareas o en la actividad que justifique este tipo de contratación.

Entonces, los requisitos del contrato a plazo fijo son:

  • Forma escrita.

El contrato de trabajo a plazo fijo debe formalizarse por escrito, en doble ejemplar, para que una copia permanezca en poder del trabajador y la otra en poder del empleador junto al legajo del trabajador. En ese escrito debe estipularse el motivo por el cual se accede a este tipo de contrato, es decir cuál es la situación que amerita que se deba hacer ese contrato.

La ausencia de la forma escrita hace que el empleador no pueda invocar la existencia de un contrato a plazo fijo y se entienda como un contrato a tiempo indeterminado.

  • Expresión de causa que justifica la contratación a plazo fijo.

Resulta esencial a los fines de poder revisar si la contratación del trabajador responde a causas objetivas o no, es decir, para poder descartar la posibilidad de utilización fraudulenta e indiscriminada de una figura que resulta ser excepción al principio general de indeterminación del plazo del contrato.

  • Plazo cierto (determinado).

Constituye la principal característica de esta contratación y permite diferenciar a la modalidad de plazo fijo respecto del contrato de trabajo eventual y del principio general de indeterminación del plazo.

  • Duración máxima del contrato.

El contrato a plazo fijo durará hasta el vencimiento del plazo convenido, pero ese plazo no podrá exceder los cinco años. Esto implica que cualquier contrato a plazo fijo reconoce un límite máximo de duración legal de cinco años, no así con el plazo mínimo respecto del cual la regulación legal no establece limitación al respecto.

El artículo 93 de la LCT dispone que el contrato de trabajo a plazo fijo durará hasta el vencimiento del plazo convenido, no pudiendo celebrarse por más de cinco (5) años.

  • Trabajadores discapacitados.

El artículo 42 de la ley 24013 (empleo) contempla la posibilidad de que, acreditando la discapacidad de acuerdo a la normativa vigente, el plazo máximo del contrato a plazo fijo pueda duplicarse, es decir, extenderse hasta un máximo de diez años. de esta forma, se configura una excepción a la norma en cuanto al tiempo máximo de contratación.

El artículo 42 de la LCT dispone que en el caso de que el trabajador a contratar acredite discapacidad conforme a la normativa vigente, las modalidades de contratación de tiempo determinado como medida de fomento del empleo, de tiempo determinado por lanzamiento de nueva actividad, de práctica laboral, de trabajo-formación y a plazo fijo se duplicarán en sus plazos máximos de duración.

  • Preaviso.

Las partes deberán preavisar la extinción del contrato a plazo fijo con una antelación no menor de un mes ni mayor de dos, salvo en aquellos casos en que el contrato sea por tiempo determinado y su duración sea inferior a un mes. Conforme lo expuesto, cuando corresponda preavisar, el plazo comenzará a correr desde el día siguiente al de su notificación.

El preaviso tiene la función especial de ratificar el vencimiento y confirmar la extinción del contrato, lo que guarda íntima relación con el principio general de indeterminación del plazo en la medida que, omitido el preaviso, el contrato se convierte en uno de plazo indeterminado.Si no se cumple con las formalidades de este tipo de contrato, la sanción es transformar al contrato a plazo fijo en un contrato a tiempo indeterminado, lo que quiere decir que cuando se produce la extinción no se puede considerar que se cumplió el plazo, sino que se produce un despido, por lo que cabe la indemnización por antigüedad.

Publicaciones