PUBLICACIONES

NEWSLETTER

El email con phishing también es falsificación de marca

Por Agustín Arechavala.

El uso de la marca registrada por una empresa, en una maniobra de phishing también es un delito de falsificación de la marca.

La justicia penal analizó una maniobra engañosa que se llevó adelante mediante un típico caso de Phishing que consistía en el envió de un correo electrónico a la víctima con la inclusión de logotipos y marcas, para un posterior re direccionamiento hacia un sitio web donde simulaban ser una compañía reconocida.

El fraude culmina con el acceso a información y claves del particular, mediante una interfaz digital similar a la del proveedor reconocido.

Si bien la Cámara del Crimen debía analizar las conductas delictuales en torno a la maniobra de Phishing, se determinó que ante la ciberestafa que consiste en la maniobra engañosa mediante el uso la marca de una entidad bancaria en un correo electrónico y en una página web que simulaban ser de la compañía, se configura el delito de falsificación de marcas (art. 31, incs. a y b), de competencia federal, en concurso ideal con el delito de defraudación (art. 173, inc. 16 C.P.).

En paralelo con la cuestión penal, el derecho de marcas reconoce al titular de la misma diferentes remedios jurídicos, por los cuales puede impedir el uso no autorizado de la misma y reclamar por los daños y perjuicios ocasionados.

Publicaciones