PUBLICACIONES

NEWSLETTER

¿Prescripción o adquisición?

Una compraventa sin escriturar, una ejecución contra el titular registral, y una prescripción adquisitiva del comprador del inmueble desencadenaron una serie de planteos y recursos que culminaron otorgando el título a la actora, por prescripción adquisitiva, pese a los reclamos de una empresa que adquirió el bien en subasta.

Se inició una demanda de prescripción adquisitiva veinteñal sobre un inmueble de Barranqueras, donde la actora alegaba ser compradora en virtud de un boleto de compraventa de 1975 realizado con el demandado, donde se pactó un pago en cuotas y una escrituración posterior, alegando haber pagado la totalidad sin obtener la escritura debida, por ello se consideraba poseedora de buena fe desde ese año donde residía en forma pública, pacifica e ininterrumpida, con ánimo de dueña.

En su demanda solicitó asimismo que se suspenda el trámite de una ejecución de sentencia paralela contra el titular registral del inmueble en cuestión.

Se trató del expediente «K. Vda. De F. C. S. C/ Herederos De Q. E. A. S/ Prescripción Adquisitiva» y en etapa de alegatos, se ordenó citar como tercero a la empresa Chacofin S.A., la cual invocaba a su favor el derecho de propiedad sobre el inmueble por adquirirlo en la subasta realizada en el proceso de ejecución de sentencia antes mencionado.

La sentencia de grado hizo lugar a la demanda declarando en favor de la actora la adquisición del dominio por posesión veinteñal del inmueble con costas a la demandada, pero esa decisión motivó un recurso interpuesto por Chacofin S.A. donde expresaba que su parte tenía derecho legítimo sobre el inmueble por adquirirlo en la subasta, y sin embargo se estaba reconociendo un mejor derecho a la actora, cuando su parte reclamó que el plazo requerido en la acción de usucapión fue interrumpido por los actos del proceso de ejecución de sentencia donde se subastó el lugar.

Remarcó que habían pasado 10 años desde la toma de posesión por el martillero de la subasta para que la actora recién inicie la prescripción, ya estando en conocimiento directo del tramite ejecutorio, consintiendo la subasta sin reclamar nada oportunamente, ya que el incidente de nulidad de remate que inició fue realizado con posterioridad a la misma y se cerró por caducidad de instancia.

Publicaciones

17 noviembre 2022