PUBLICACIONES

NEWSLETTER

SEDI: Nuevo sistema de importaciones

Por Alejandro A. Golob. (Grispo Abogados. Departamento de derecho comercial).

¿Qué novedades trae el reciente régimen de importaciones tras la derogación del SIRA?

Luego de una larga polémica, el SIRA (Sistema de Importaciones de la República Argentina) fue derogado para dar paso al SEDI (Sistema Estadístico de Importaciones) con el claro objetivo de facilitar las importaciones de bienes de consumo.

El extinto SIRA, establecía la necesidad de tramitar licencias automáticas de importación para las mercaderías pertenecientes a las posiciones arancelarias de la Nomenclatura Común del Mercosur  (posibilitaba identificar mercaderías provenientes del mercado común, de aquellas “extra zona”). El saliente sistema fue duramente criticado atento los plazos y discrecionalidad dispuestos para habilitar el ingreso de mercaderías. Los faltantes de materiales y bienes necesarios para la cadena productiva se hicieron notorios durante su vigencia. 

El sistema actual (Resolución Conjunta 5466/2023), no requiere tramitación de licencia alguna: el ingreso es libre. Su función radicaría en establecer parámetros que a futuro serían utilizados a efectos de tomar eventuales medidas de defensa comercial, sin que ello obste el libre acceso de mercaderías. 

Como punto central del sistema vigente es destacable mencionar que las importaciones serán aprobadas por AFIP, utilizando como parámetro la situación del contribuyente y su estado financiero, datos suministrados por el importador en sus registros.

El SEDI no contempla el uso de servicios “puerta a puerta”, couriers, plataformas, etc, es decir, al adquirirse productos de forma directa en el mercado internacional, se deben de cumplir con aquellos pasos burocráticos dispuestos a la fecha, los cuales no han sufrido cambios. Si bien esta medida persigue que no se lleven a cabo importaciones masivas encubiertas, claramente el consumidor no encuentra beneficio alguno si elige adquirir bienes en plataformas internacionales, debiendo de completar las declaraciones pertinentes y ajustar su compra a los topes de montos y cantidades dispuestos. 

Observaremos en las próximas semanas el ingreso de mercaderías extranjeras que competirán directamente con las nacionales, con el impacto que ello conlleva en la economía local.  Restará por resolver si merece flexibilizarse el acceso directo a los bienes y productos por parte de los consumidores, quienes aún observan que aunque abonando al “dólar tarjeta”, es posible obtener productos no producidos a nivel local a mejores costos que a través de intermediarios.

Publicaciones