PUBLICACIONES

NOTAS DE OPINIÓN

Del auge a la decadencia sin escalas: El oportunismo político como herramienta de Gobierno

Soliloquio sobre un pasado de fantasía con tanto exceso de futuro que olvida el presente. 

Por Jorge Grispo. Abogado, especialista en Derecho Corporativo, autor de numerosos libros y publicaciones. 

Analizar la política argentina importa adentrarnos en un tortuoso laberinto donde la hipocresía, la mentira, la distorsión de la realidad y las manipulaciones -de todo tipo y color- son las aguas en las cuales se navegará. Desde la política se genera un mundo surreal, alejado de los problemas reales de la gente común, a quienes no le interesan, por ejemplo los permanentes intentos de reformar la Corte Suprema, o la discusión en torno a si en 2023 tendremos PASO o no. El problema que padecemos todos los argentinos por igual es que esas discusiones propias de la política -y de nadie más- nos llevan a un país diferente, como si estuviéramos viviendo en Narnia en lugar de la República Argentina, mientras miles de ciudadanos padecen hechos de inseguridad a diario (como el lamentable asesinato de Andrés Blaquier y tantos otros que se suceden día tras día).

En ese contexto, el decadente soliloquio del pasado viernes de CFK reitera una cuidada puesta en escena donde ella es el centro de todo, con los teloneros de turno y un puñado de simpatizantes pagos, muchos menos que los que asisten a uno solo de los recitales de Coldplay, evidenciando que su poder actual de convocatoria es menor (y pago). Cristina ya aburre con tanta perorata vacía sin contenido, con más sabor un pasado de fantasía anhelando un futuro que olvida el presente. Se repite culpando a Macri de todos los problemas, incluso del atentado en su contra, en un claro manoseo imprudente y peligroso de los hechos. Se volvió a mostrar más preocupada por sus problemas, olvidando, por ejemplo proponer un minuto de silencio para todas las víctimas de violencia que tristemente se amontonan día tras días. Habló únicamente para su feligresía y con la estrategia de recuperar su centralidad luego de poco más de dos meses de ostracismo. Su relato vanidoso no es merecedor de un análisis más extenso, el de Máximo solo merece el olvido y ningún comentario más que señalar la orfandad de un idea propia.

Hemos caído en la trampa del populismo político, donde nos prometen un futuro mejor que nunca termina de llegar. El Frente de Todos es un claro ejemplo. Se ufanaron de volver para ser mejores en 2019 y ahora están viendo como hacer para no tener que irse por la puerta trasera y a escondidas en 2023, festejando la victoria de Lula en Brasil como si fuera propia, sin caer en la cuenta que se trató de otro “oficialismo” más derrotado en las urnas. Inventaron un relato oscuro de odio y división que nos está empujando a la ruptura de la sociedad, donde el que piensa diferente es el enemigo. Los relatores del relato siguen cantando sin ritmo propio, con el presidente a la cabeza, quien incumpliendo la manda constitucional prevista en el artículo 109 de la C.N., esta semana acometió nuevamente contra el Poder Judicial, en un acto más de irresponsabilidad. 

Argentina hoy es un peor país que en 2019 y mucho peor que en 1983, cuando recuperamos la democracia que nos había sido robada en los años oscuros de la dictadura militar. No se discute la democracia sino el mal uso que han hecho -casi todos- nuestros dirigentes políticos, muchos de los cuales se han enriquecido a costa de esquilmar al erario público. Reina la desesperanza, la incertidumbre por el futuro que vendrá nos abruma. Estamos viviendo tiempos decisivos, esos que pueden cambiar el rumbo de nuestra decadencia para siempre, o bien sumergirnos en ella hasta niveles insospechados. Padecemos un gobierno que no gobierna, que no tiene un plan. Solo van tapando los agujeros a medida que estos se hacen visibles, corriendo detrás de los mismos problemas de siempre (y están perdiendo la carrera). Esto es producto de un extenso proceso de impericia constante, con malas decisiones y políticas viejas tan ineficientes como inútiles. El ejemplo de las tarifas públicas y todo lo que se hizo con ellas, bailando la música que impulso CFK, no es ni más ni menos que la demostración más clara de la torpeza política a que nos han sometido. ¿Vaca Muerta? Bien gracias, dicen por ahí que todo sigue igual. Veremos si antes del invierno de 2023 se acuerdan de hacer algo útil. 

La sociedad ya no confía en su clase dirigente, la imagen negativa de la gran mayoría de los políticos resulta alarmante. El acuerdo tácito del votante con el votado se ha roto.A su ves el gobierno, inmerso en sus disputas internas, ha abandonado la gestión, con un Alberto Fernández más preocupado en abrazarse a Lula y decir públicamente que las PASO se van a hacer, para no terminar de licuar el poco peso político que le queda, ya que aún le resta el “cuarto” final de su paupérrima gestión. Solo podría decirse que desde el Ministerio de Economía se está intentando algo, pero con todas las fichas en contra. Las pujas salariales terminarán de infectar todo el entramado social, haciendo de la calle el lugar elegido para discutir las nuevas paritarias. Mientras desde el relato “cristinista” ya se empieza a criticar cada vez con mayor dureza cualquier medida de “su” propio gobierno que pudiera afectar la base electoral con la que piensan en dar vuelta la suerte en 2023. Dicho en otras palabras, cuando el mundial quede atrás, junto con las fiestas de fin de año y las vacaciones, Sr. Lector, ajústese el cinturón porque la batalla será terrible, en 2023 nos espera un año extremadamente complejo, no apto para tibios. 

Interín pareciera que la discusiones de la política se realizan dentro de un termo hermético donde no entra nada del exterior, se suma un problema adicional, con la inflación devastando la economía, especialmente de los sectores más carenciados de la sociedad -que a su vez son, por esas cosas del destino, los principales votantes del Frente de Todos-: el descontento creciente con el gobierno, provocando, en muchos casos, que la intención de voto se vaya licuando hacia otros sectores. En otras palabras y para que nos quede bien claro, en la calle están raspando el fondo de la olla, y se nota en el clima social. El conurbano bonaerense es un problema severo para el gobierno en particular y en general para toda la sociedad, sus consecuencias están a la vista. En efecto la nueva “Sinaloa” argentina está fuera de control, frente a un gobernador que luce impotente para intentar cualquier tipo de acción tendiente a morigerar los efectos devastadores de un fenómeno que ya se ha enquistado socialmente. La improvisación -por no decir directamente la inacción del gobierno tanto provincial como nacional- para enfrentar seriamente el flagelo del narcotráfico nos coloca frente a un problema gravísimo que afecta a cientos de miles de familias y el futuro de todos.

Pasamos, sin escalas del auge electoral en 2019 a la decadencia en 2021, y a la debacle de la gestión en 2022, con un gobierno desbordado por los problemas, intentando soluciones que solo logran agravarlos -la inflación es un claro ejemplo de esto- con un presidente que ha hecho todo lo posible para dejar de ser un mandatario de transición entre Macri y quien lo suceda, convirtiéndose en un presidente digno del olvido más absoluto, tanto por su incompetencia como por sus permanentes torpezas. Se suma CFK en una posición más parecida a la de una “auditora externa” de paladar negro evitando, por todos los medios, colocarse o mostrarse como responsable de la gestión de gobierno (todas sus diatribas son un claro ejemplo del esfuerzo que hace para “lavarse las manos”). 

En este contexto resulta claro que es, desde el propio “cristinismo”, desde donde se promueve la cultura planera que solo genera más pobres. La impotencia frente a la realidad causa estragos en el gobierno, manifestada por la fuga de ministros. Es una realidad que los ha atropellado, como sucede con la economía devastada, la pobreza en crecimiento, el dólar de múltiples caras, la inseguridad, o la pérdida de empleo genuino. La dirigencia, con CFK a la cabeza, no termina de entender que los argentinos estamos cansados y queremos vivir en paz, en un país normal, donde los piquetes y las trabas permanentes a las libertades más básicas dejen de existir. 

El Gobierno de Cristina se asemeja a un gobierno líquido, que se va escurriendo sin posibilidad alguna de parar la pérdida. CFK, como dirigente política, está en estado de descomposición. Su reinado se viene achicando a pasos agigantados. Los problemas son cada vez más y más complejos. Como política se encuentra devaluada, su falta de autocrítica la ha terminado de colocar en el peor de los lugares, donde los propios la empujan a una candidatura presidencial que ella no quiere, mientras espera, impaciente, el próximo 14 de noviembre, fecha en la cual el Fiscal Diego Luciani volverá a tomar la palabra en la causa Vialidad. 

En palabras de Carl Jung: “Las personas podrían aprender de sus errores si no estuvieran tan ocupadas negándolos”. 

Últimas Publicaciones

27 septiembre 2022

 

Suscríbase a

nuestro newsletter

Suscríbase a

nuestro

newsletter